Lun-Sab, 8am-5pm Cerrado domingos

Comprar o alquilar, cuál es la mejor opción

Ene 16, 2023 | 0 Comentarios

Revista Casoroli 5 Alquiler 5 Comprar o alquilar, cuál es la mejor opción

Llega el momento de independizarnos o cambiar de vivienda y nos surgen dudas ¿es mejor comprar o alquilar? Y es que las subidas del tipo de interés pueden confundirnos, pero emplear un único dato para tomar una decisión tampoco es del todo acertado.

Pero claro, a nadie nos gusta perder una oportunidad o hacer malos negocios. Es por eso que vamos a ver estos puntos con detenimiento.

Precios de la vivienda

De un tiempo a esta parte, hemos visto cómo los precios de acceso a una vivienda han seguido subiendo. Tanto en lo relativo a los alquileres como en el caso de las ofertas de venta.

Y es cierto que, una de las variables para decantarse por una u otra opción, es también valorar la situación personal con detalle. Así como nuestras necesidades actuales y quizás futuras.

Es por eso que vamos a valorar ventajas e inconvenientes de cada una de las dos opciones.

Ventajas de alquilar

Dentro de las ventajas que vemos en la opción del alquiler se encuentran las siguientes:

  • Tendremos una mayor flexibilidad para cambiar de residencia o de población. Ya sea por trabajo, porque no nos adaptamos al barrio o a los vecinos o por esas vueltas que da la vida. Si estamos de alquiler siempre podremos mudarnos a otra vivienda sin mayor problema.
  • Los gastos de entrada a la vivienda son menores. En el peor de los casos solo habría que abonar dos o tres mensualidades, pero parte de ese dinero nos lo devolverían al dejar el piso.
  • Tu nivel de endeudamiento es mínimo, con lo que vivir de alquiler no afectaría a tu patrimonio.
  • El acceso a la vivienda es más rápido y puede darse de un mes para otro o incluso en cuestión de semanas. Si localizas una vivienda en alquiler que te gusta, puedes dar la señal y consultar la posibilidad de mudarte allí de forma inmediata.
  • Vivir de alquiler es una buena opción si tienes trabajos temporales, si te mudas a menudo o si no sabes dónde prefieres quedarte. Así evitarás estar atado a un lugar que ha dejado de ser óptimo.
  • Alquilar es la mejor opción cuando no dispones de ahorros o un respaldo económico suficiente.

Ventajas de comprar

Dentro de las ventajas de adquirir una vivienda propia frente a alquilar una de terceros, vemos las siguientes:

  • Dispondrás de un lugar propio, a tu gusto y para compartir con tu familia. Este hecho en sí mismo ya genera bienestar.
  • Podrás hacer reformas, modificaciones o repintar cualquier espacio sin pedir permiso a nadie y con total libertad.
  • A largo plazo, tu vivienda se revalorizará, con lo que supone una inversión que te beneficia.
  • Una vivienda en propiedad puede suponer cierta estabilidad económica porque no estaría sujeta a tantas variaciones como el alquiler.
  • Disponer de un inmueble en propiedad te permite negociar con el banco ante posibles baches o problemas económicos. Además, podrías solicitar cambios en tu hipoteca o prolongar la misma.
  • Las cuotas de las hipotecas, por lo general, son más económicas que las del alquiler, por lo que pagarás menos.

Inconvenientes de alquilar o comprar un inmueble

Si tenemos en cuenta los inconvenientes de alquilar una vivienda, resaltaríamos:

  • Que estamos sujetos a un contrato con una fecha fin, con lo que nuestra permanencia en la propiedad estaría limitada en el tiempo.
  • Que no podríamos hacer obras o cambios en la vivienda sin la debida autorización.
  • Pero si llevamos a cabo alguna obra de mejora, esa inversión se quedaría en el piso y pasaría a formar parte del beneficio de su propietario.

Y para contrarrestar estos detalles, deberíamos valorar también los inconvenientes de comprar una vivienda en propiedad, que serían los siguientes:

  • Que tenemos que afrontar un importante desembolso inicial, tanto para la adquisición como para su tramitación, además del gasto derivado de un posible acondicionamiento de la propiedad.
  • Que el proceso en sí mismo es más largo y complejo, pudiendo demorarse varios meses.
  • Que tendríamos gastos que no aparecen en la opción del alquiler, como el IBI, el impuesto de basuras, las reparaciones o posibles derramas.
  • Que podría darse el caso de que nuestra vivienda se devaluara o que en el momento de la venta su valor de mercado fuera inferior al valor de compra. Con lo que perderíamos dinero.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *